sábado, 16 de noviembre de 2013

AUTOPSIA A LA POLÍTICA PERUANA



El juego político ya empezó hace mucho tiempo en el Perú. En realidad es una triste tradición que comienza desde la época de la República. El juego es fácil porque un gran porcentaje del pueblo, quizás el 99%, es manipulable a un nivel tal que cualquier individuo ambicioso, pero enfermo y por de bajo de la inteligencia media, puede jugar. El juego es muy popular y hay grandes ligas desde que el dinero y la ambición están en juego. El juego se intensifica previo a las elecciones presidenciales, municipales, la elección de los miembros del tribunal constitucional, etc. Usan cualquier tonteria para intenar convencer, desde que todo es por la patria(el sistema educativo contribuye a esto), pasando por el chauvinismo y el orgullo nacional, hasta que todo es por el pueblo. Los medios de manipulación, además, son tan sútiles pero también tan tontos y superficiales que mover los hilos y las piezas resulta muy fácil pero efectivo. Una simple tonteria de un político puede joder a toda una población y hasta ocasionar una tragedia nacional. Pero en realidad, una triste realidad, es que gran parte del pueblo mira en los políticos su mesias, su salvador, el que resolverá los problemas, el que mostrará el camino y en ellos confian sus destinos. Muchos hombres han muerto por las estúpideces de los políticos, los hay desde héroes nacionales y mártineres, patriotas y fanáticos, soldados y policias. Mientras tanto los políticos se cagan de risa. En el Perú los ejemplos de tragedias originadas por políticos sobran y parece estar en el imaginario colectivo como una especie de orgullo nacional, hay desde guerras y batallas, rebeliones y tonterias, pero todos  son medios de manipulación en última instancia y los medios de manipulación funcionan, y especialmente los mecanismos más tontos, porque está en proporción directa a la mediocridad e ignorancia de la población. El buen resultado puede validar hasta la manipulación más rídicula de cualquier político. Perú, sin duda, es un paraíso para los políticos. El análisis superficial, o riguroso, y toda la alaraca no importa. Pues la voz del pueblo es la voz de dios, aunque ese dios sea un perfecto idiota, pero esa es la teta en sí de donde se alimentan los políticos, las encuestas lo confirman, y es un dios que lo respetan y lo santifican, eso quieren hacer creer y el pueblo sí que lo cree. La educación les ha puesto en la cabeza un patriotismo decandente y la religión católica se a encargado de complementarlo. El pueblo decide, eso creen, y los políticos están felices de tener un pueblo tan maleable como toda masa. El congreso, del que el pueblo con frecuencia se queja, es un reflejo del pueblo. El pueblo eligió a sus representantes y el congreso refleja algo de su propia anatomia. 

Para el político es importante que el pueblo este dormido y estático, que sea algo parecido a un zombie. Puede que el pueblo se llene de falsos rebeldes y patriotas, pero en esencia está dormido. No está educado. No se ha liberado. Los soldados pueden obedecer e ir a la guerra, morir por sus patria. Es por eso que a los políticos no les interesa que el pueblo se eduque y que todos tengan una verdadera educación, una educación que produzca alquimia y libertad, pues el pueblo, visto en conjuto y como la suma de cada individuo, empezá a pensar y a escuchar argumentos, ya no gritos ni discursos ni bailes ni charlatanería ni mitines con juegos artificiales y orquestas de cumbia y todo el discurso patriótico convenido. Pero aún no ha llegado ese día, quizás está cerca o lejos, pero llegará algún día. Pero por ahora los políticos son un éxito en Perú. Claro, según como ellos ven el éxito y que no es otra cosa que la busqueda de poder, es decir, llenar un vació, más exactamente, su complejo de inferioridad.  Pues  toda persona que se interesa por el poder sufre de un complejo de inferioridad, en lo más íntimo de su ser, se siente sin valor, inferior a los demás. 


La política tiene éxito en el país. En la práctica eso significa que los argumentos más ridículos pueden convencer a las mayorias, eso significa que la memoria sufrirá de amnesia convenida, eso significa también que la pendejada se cagará sobre la libertad y el pensamiento. Pero el asunto va más allá, pues los que ahora se revelan con los que les oprimen serán los que mañana reprimiran a los nuevos rebeldes. Todo sigue siendo cíclico en en el país. En el Perú hay muchos ejemplos de esos ciclos y falsas revoluciones. El partido aprista(esa masa de entonces) se reveló en su momento contra una dictadura(después pacto). Pero ahora se usa el apra como una etiqueta, una marca registrada, una fraquicia, y es contradictorio con todo sus principios(que nunca los tuvo), y si tienen siguidores están ciegos, convenidos y enfermos y hasta han adquirido la enfermedad genéticamente de igual manera los fujimoristas y cualquier otro grupo político que de pronto nace. Los padres apristas les han contado la historia épica a los hijos nacidos en familias apristas y estos lo han absorvido ciegamente. Los hijos no tienen la culpa. Son víctimas de una trágica aleatoriedad y manipulación. Sus padres fueron los que  trasmitieron la enfermedad y que, en realidad, también es el mismo mecanismo que usan las familias católicas o evangélicas para transmitir la religión y es también el mismo mecanismo que usan los padres con sus hijos para convertirlos en hinchas de su equipo favorito de fútbol o para hacer que estudien para abogado. No hay nada más absurdo que la falsa vocación de un joven de 16 años para estudiar derecho. Perú es quizás el país con más estudiantes de derecho en el mundo, tiene más abogados de lo que necesita y nadie regula su proliferación desde que la educación superior es tan lucrativa como el negocio de la industria farmaceutica. Pero esa es otra historia. Llenar a los hijos de etiquetas y tonterias es en realidad un asunto de nunca acabar ¡Es hora de romper el ciclo!

Perú es uno de los países más religiosos en latinoamerica, pero también uno de los más homofóbicos. La iglesia católica tiene poder, no es como el poder político, pero puede inclinar la balanza de los electores católicos como ya lo están haciendo los pastores evangélicos con toda su falsa moral que pregonan. El verdadero rebelde no pertenece a ningún grupo religioso o político. El verdadero religioso no pertenece a ningún grupo religioso pues es libre. Si Jesús estaria vivo la iglesia católica no pudiera existir. 

Pero la comedia sigue. No hay nada de malo, salvo asco, ver besar a Alan García las manos del cardenal cuando era presidente, pues él está calculando y el cardenal también, ambos son políticos en esencia. Alan se humilla a favor de la popularidad, su ser está vació, enferno; y  el cardenal se regocija al ver que su poder mediático, su droga, está activa. Ver entrar a Nadine y Ollanta con sus rosarios a la iglesia para que todos lo vean por la TV y así ganar votos en tiempos de campaña era parte del cálculo, no hay nada fuera de los común en la mente del político con eso, pero en el verdadero rebelde y hombre libre, hay un acto asqueroso, nauseabundo. Pero para los políticos sólo son mecanismos a favor, es su alimento, su energía. Algo está mal, algo está enfermo sin duda en el país. Pero acabará cuando en el individuo despierte la consciencia. En esencia, tal mecanismo de transmición es lo que a muchos partidos o grupos políticos o religiosos les da leche, es su teta vital y el origen de toda enfermedad. Los seguidores sólo son usados. Camila Vallejo, en Chile, será un lindo ejemplo de metamorfosis política como lo fue Ollanta con su historia de polos rojos y su nacionalismo. Perú y Chile tienen algo en común: sus ciudadanos se mataron en guerras por las ambiciones económicas de Inglaterra, especialemnte el salitre y el guano, aunque los soldados no lo sabian muy bien. Pero los héroes de guerra de ambos países murieron en realidad por Inglaterra y, en esencia, por los políticos. Los mismo pasó en Argentina con la guerra de las Malvinas, los políticos llevaron al suicidió colectivo a todo un pueblo. Aún existe ese patriotismo decandente en todos esos países que es generado y alentado por los políticos y el sistema educativo.


Pero de todos modos la democracia no va a durar mucho tiempo porque el político es un ignorante comparado con un científico. El futuro pertenece a los científicos no a los políticos. Los políticos no resuelven problemas mas bien lo generan. Gobernar no dependerá de los votos que genera un político ni de su carisma, el falso y clásico carisma que quieren hacer creer los políticos, sino del verdadero valor en el mundo científico que goce un científico. Cuando el gobierno llegue a manos de los científicos todo será posible y resolver un problema estará por encima de la ambición personal o el cpalculo político, pues será visto desde la óptica de un científico. La geniocracia o meritocracia será el futuro y, si no es así, una bomba atómica será el mejor argumento de un político para llegar a completar sus ambiciones a costa de muchas vidas humanas. Si bien ahora existen armas nucleares, pero los políticos no saben ni el ABC de esas armas, y no podrán controlar todo por mucho tiempo. Los científicos unidos de todo el mundo pueden hacer milagros, pero cuando se unen los políticos, la historia lo demuestra, sólo han causado grandes tragedias humanas. Ese tiempo llegará tarde o temprano, y cuando llegue el científico necesitará del sabio, pero eso es otra historia. 



El escenario nacional

El juego, pues señores, ya comenzó y es también un juego fácil porque la educación, la verdadera y transformadora educación, brilla por su ausencia, y esa educación no es democrática, sino elitista, pero no deberia serlo. En realidad la verdadera educación índica un camino que conduce hacia dentro. Pero ni siquiera las semillas de la verdadera educación se están germinando para el futuro y eso es peligroso para una sociedad aunque es un gran paraíso para los políticos. A eso se le suma la estrategía de un sector de la prensa peruana junto a los grupos económicos de poder que avanzan en su proposito, al parecer, sin problemas. Sin duda se esta preparando el terreno para lo que viene. Las últimas movidas de Fujimori, desde el gran teatro mediático que presenta en su juicio para las masas, donde se pierde el fondo del asunto, toda las tonterias que hizo con los diarios chicha, hasta las entrevistas por teléfono público hablando, irónicamente, de sus derechos ante periodistas que sufren de amnesia, sólo demuestra que toda su estrategia marcha  sin contratiempos. El fujimorimso usará su mejor arma, el montesinismo, pero lo esta usando como una especie de ingeniería a la inversa, es decir, acusando al gobierno de montesinista mientras el fujimorismo olvida su pasado montesinista y que ahí se generó, el montesinismo es la misma cara del fujimorismo. Alan, el viejo zorro, sólo quedará en silencio cuando lo conviene o medirá cuidadosamente sus palabras mientras mantiene una alianza estratégica con el fujimorismo. Aunque se le nota desesperado por esconder su relación con el narcotráfico. Pero el viejo zorro quiere competir más adelante y esta anulando a sus adversarios sis-te-má-ti-ca-men-te. El viejo zorro tiene experiencia en competir, conoce al pueblo peruano, su idiosincracia, su mediocridad y sabe lo que quiere, puede manipularlo con facilidad y a su antojo. A Keiko sólo le quedaría bailar, subir cerros, viajar, gritar, recordar los éxitos de su padre, olvidar algunas cosas y sonrerir en la próxima campaña presidencial que se viene. Ella, la hija del dictador, no tiene que convencer a sus seguidores, ya están convencidos. Lo que tiene que hacer es mantenerlos pues quizás despierten. Lo que olvidan los políticos a menudo, es que tienen que ser más cuidadosos. Pues el nefasto pasado, con esto del internet y las redes sociales, puede ser recordado con video y audio, y presentar a la luz de la verdad todas sus estúpideces y contradicciones. Aunque el internet no llega aún a las grandes mayorias en Perú y si llega no es usando adecuadamente. 
Como ven, el ciclo se repite. Todo está nauseabundo.

La voz del pueblo es la voz de dios, 
¿qué idiotes es esa? 
Dios no puede ser tan idiota.
El pueblo es manipulable, 
los individuos están dormidos...
por ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario