jueves, 4 de octubre de 2012

(F)JUEGOS DE GUERRA

La fauna, 
o parte de ella,
ha iniciado sus juegos de guerra.
Bumm por acá y bumm por allá.
Los traficantes de armas 
y muchos banqueros 
están felices. 
Be happy, be happy, be happy...
El aguíla, 
el dragón y el oso 
participan en el juego. 
Pero buscan más jugadores 
o auspiciadores. 
Bumm por acá y bumm por allá.
El águila tiene su aliados silenciosos: 
reyes millonarios del desierto.
El oso y el dragón 
luchan juntos también en silencio
y tiene su representante:
un bufón  a quién entregan
algunos de sus juguetes de la guerra fría.
Bumm por acá y bumm por allá.
El águila ya tiene sus jugadores: 
mercenarios que serán
llamados rebeldes 
para dar un toque de patriotismo al juego.
Los mercenarios-rebeldes 
ya tuvieron éxito en otras campañas.
Y, además, 
los soldados salen caros 
y ya no quieren salir del nido del águila
para ir a morir 
en otras tierras en nombre de la patria, 
ese cuento del tío Sam ya nadie lo cree.
Nadie, 
o quizás sí los estúpidos héroes de Hollywood.
Por eso es que 
sale más rentable 
los mercenarios-rebeldes que,
además,
no necesitan de sepulcros
o llevar sus cuerpos a un cementerio lejano:
los pasajes de muertos también tienen su costo.
El águila ya tienen su prensa mundial:
una arma poderosa en forma de pantalla.
Ellos se encargaran de mostrar al mundo, 
a través de sus cámaras, 
los cadáveres del nuevo holocausto 
que no tiene 
tanta propaganda ni películas
como la estrella de David.
Eso sí, 
prohibido contar los cadáveres, 
la cifra puede causar problemas.
Mejor usar términos 
como los desaparecidos, 
desplazados o los que murieron en el juego. 
Bumm por acá y bumm por allá.
Los cadáveres 
se muestran siempre y cuando, 
claro está,  
sean responsables 
de sus muertes el oso y el dragón 
o su representante.
La idea de todo eso es, 
y funciona, 
dar una impresión al mundo que,
sus enemigos, 
son tan crueles como el muñeco diabólico Chucky
y que  el águila y sus aliados  
sólo desean la paz mundial 
como toda señorita miss universo. 
Bumm por acá y bumm por allá.
Bueno, 
en realidad eso del número de cadáveres
nunca lo sabremos. 
Bumm por acá y bumm por allá.
La ONU
como siempre,
se hará la loca-sorda-muda 
o montara un espectáculo de moralina
con discursos 
y todo esa vaina a lo que nos tiene acostumbrado.
Los tres animales 
buscan incluir a más participantes.
Bumm por acá y bumm por allá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario