martes, 16 de diciembre de 2014

(DES)CONEXIÓN


 No te enorgullezcas cuando la gente te alaba, 
ni te sientas abatido cuando te acusan.
--- Sai Baba.
Extraño. Quizás...

Siento, de pronto, mucha desconexión. Desconexión en mis relaciones sociales, sentimentales y lo que está ocurriendo en el mundo(en realidad lo último, por lo general, me tiene sin cuidado). Ya quedó claro el mensaje: vivir en el mundo sin estar en el mundo. Siento, por así decirlo, mi individualidad a flor de piel y también mucha comunicación con el cuerpo. Estoy convencido, además, que el proceso desconexión será total.

Quizás no sea un gran cambio o un gran virage todo esto. Lo que me está ocurriendo ahora es, simplemente, una consecuencia natural. Quizás sólo estaba pensando mucho en los demás, principalmente en ayudar y en cumplir mi palabra, y no tenía espacio para mí y para mi proceso de auto-observación. Mejor sería llamarle por su nombre más clásico: conocerse a uno mismo . Lo de ayudar, a veces, ha sido mal interpretado por alguna conveniencia de mi parte. Sin embargo eso es totalmente falso. Lo de ayudar o de colaborar es parte de mi naturaleza, de mi ser si se quiere. Tengo muchos recuerdos de esas acciones. Esto puede dar la impresión que estoy mostrado mis egos. Pero nada de eso ocurre en absoluto. Sólo es una parte de mí que lo conozco muy bien y lo puedo comentar sin problemas. Decir lo último es, en realidad, un resultado del proceso de mi auto-conocimiento: el conocimiento de mi ser. Toda esta sensación tiene un mensaje: ya no hacer lo mismo de antes. Poco a poco, el egoísmo o, mejor dicho, el acto de no hacer nada, ocupará un importante lugar y, de ese modo, va influir en mis acciones(de no hacer nada).  Acaso tendrá razón, cuando Giacomo Casanova dice, que: la hipocresía es un vicio general común a toda la humanidad y el egoísmo, aunque pretendamos ignorarlo, el móvil constante de todos nuestros actos. En mi caso he tratado de compartir lo que conozco ni bien lo experimento, de colaborar con lo que pueda y estar siempre dispuesto a ayudar en asuntos que sí sé que puedo hacerlo. Sin embargo, después de muchas experiencias, y lecturas, hay cosas en que uno debe guardarse, estar en silencio y no hacer nada. Algo de taoista hay que tener en ciertas ocasiones. Pues cada individuo tiene su momento y su espacio para ser receptivo y conocer. También hay cierto tipo de conocimiento que, por más bueno que sea, puede causar daño si uno no está preparado para digerirlo. Muchas cosas buenas pueden ser mal interpretados y generar más problemas. Los grupos religiosos son un buen ejemplo de esas mal-interpret-aciones.

Entonces...mejor el silencio.


No es que me sienta separado de la familia o los amigos. Nada de eso. Sólo es mi estado que siempre ha estado presente y latente en mí: estar solo y en silencio. Más preciso sería decir que no tengo ninguna etiqueta o las que tengo se están derrumbando y eso es muy bueno. 

En la soledad muchas cosas me han ocurrido y van ha ocurrir. Gran parte  de lo que yo llamo mi autoeducación espiritual ha ocurrido en la soledad y en el silencio. También ha ocurrido en esas condiciones mi aprendizaje intelectual y mi observación de los demás(ponerme en el lugar del otro). 

Creo que ahora todo este estado es algo muy natural y saludable. 

Soy yo y el infinito. 
Soy yo y el amor. 
Soy el amor y el amor soy yo. 
Hay que fundirse.

Sé también que mis aislamientos son frecuentes y que puedo pasarme semanas sin decir ninguna palabra ni hablar con nadie. Tal situación puede fomentar prejuicios (que me tiene, educadamente, sin cuidado) en mis seres queridos o amigos sobre mí. Pero las pocas personas, muy pocas en realidad, que me han conocido saben, después de tomarlo con calma, que nada de eso es verdad. Sí, el silencio es mi estado natural. Pero también, de pronto, puedo disfrutar de una larga conversación y todo ese silencio guardado explota. Pero no hay que entender eso como un acto a causa de la represión, sino mas bien que la conversación es agradable y me interesa mucho el tema y nada más.  

Creo que ahora todo va ser diferente, muy diferente. No es una decisión. Es algo que lo estoy tomando como una consecuencia natural, como una necesidad, como parte del aprendizaje del viaje o un estado por donde hay que pasar si se quiere.

Silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario